La doble vida de Marcial Maciel

23/02/2009 at 11:13 PM 3 comentarios

Fue a finales de los ochenta. Un legionario que había fungido durante algunos años como secretario personal del P. Maciel impartía una de las habituales charlas en Roma. Como era frecuente en la Legión, aquel hombre relataba en tono grandilocuente un sinfín de anécdotas que ensalzaban la figura del fundador. En el fundador todos veíamos un santo y un hombre digno de admiración por su espíritu emprendedor, su vida repleta de sinsabores granjeados por  su afán de llevar a término el plan de Dios, y un maestro que alcanzaba un ideal de perfección que nosotros, pobres mediocres, no lográbamos. Mientras el discurso corría entre relato y relato, algo llamó poderosamente mi atención.

–Una de mis experiencias más íntimas con Nuestro Padre –nos contaba el sacerdote –fue tener que comunicarle la muerte de Mamá Maurita (así llamaban los legionarios a la madre del fundador). Mamá Maurita murió el día de navidad de 1977 y para mí fue muy tenso y triste no haber encontrado a Nuestro Padre hasta ocho días después de haber enterrado a su madre-.

Recuerdo con toda nitidez que yo me quedé absorto al escuchar ese relato. Si la madre del fundador había muerto el día de Navidad, ¿dónde había pasado Nuestro Padre la Navidad y el Año Nuevo? Porque las constituciones dejan claro que todos los legionarios deben pasarlas en la propia comunidad. Para entonces yo ya había podido comprobar que el P. Maciel no se ajustaba a las normas con que a nosotros nos cuadriculaban la vida religiosa, pero no alcanzaba a imaginarme que el fundador estuviera el periodo navideño entero alejado de todo contacto con la Legión y con su propia familia.

Tiempo después el P. José Félix Medina contaba a los novicios de Cheshire, CT, (US) cómo Nuestro Padre con frecuencia partía de viaje en solitario. Nos decía que nadie sabe a dónde va ni los asuntos que lleva entre manos. –A él le gusta ser discreto. –Sabemos que en sus viajes a veces ha ayudado a congregaciones religiosas muy pobres. Unas monjas de Nayarit un día me comentaron que estaban agradecidísimas al P. Maciel por toda la ayuda económica recibida.

Meses más tarde, estábamos los novicios en la quiete (el único momento del día en que los hermanos pueden dialogar entre ellos) cuando un hermano empezó a comentar que Nuestro Padre tenía un pasaporte falso. –Está tan perseguido en México que tiene que usar un pasaporte falso para no dejar pistas. –¿Pero cómo es posible? –preguntaba un hermano norteamericano. –En mi tierra todo es posible con una buena mordida –respondía otro mexicano. –Además, él tiene permiso de la Santa Sede para estas cosas debido a su posición tan delicada. –A veces es el Papa mismo el que le pide gestiones delicadísimas. Así circulaban entre los hermanos un sinfín de mentiras y medias verdades sobre el idolatrado fundador.

¿Cómo pudo Maciel llevar una doble vida, y que ésta fuese ajena a toda su congregación? En realidad no pudo. Sus más íntimos colaboradores, y al final también la totalidad de los superiores mayores, pudieron hacerse una idea más o menos nítida de cuál era el modus vivendi de Marcial Maciel. El resto de los legionarios sólo podían percibirlo de soslayo. Los acontecimientos les iban revelando poco a poco, no de golpe, que el fundador “no vivía como legionario”; además muchos pudieron comprobar que esa vida “impropia” contenía profundas resquebrajaduras morales. Precisamente esta es la razón por la que muchos de los que han sido superiores en la Congregación ahora están defenestrados y proscritos. Saben demasiado.

Marcial Maciel hacía las maletas con frecuencia. Casi la mitad de las noches de su vida las pasó en hoteles o en casas de vacaciones alquiladas, siempre de excelente calidad. El secretario personal le acompañaba al aeropuerto y allí le dejaba. El hombre que escribía a sus religiosos pidiéndoles que no se quitaran la chaqueta negra en el avión porque era un signo de “aseglaramiento”, cuando viajaba vestía un traje de color discreto y corbata oscura, nunca traje clerical. No se hubiera visto bien “de cura” viajando en “primera”. Frecuentemente ni siquiera el secretario personal sabía el destino del viaje. Y si el fundador no lo decía, el secretario no debía preguntar. A veces Maciel le decía: “tengo la vuelta dentro de ocho días, venga a recogerme”. El billete podía sacarse en el mismo aeropuerto. El coste, por supuesto, no era importante, él era el único legionario dispensado de rendir cuentas. Se le proveía de inagotables fondos porque no podía haber obstáculos económicos para una misión de la embergadura que Dios le estaba pidiendo al fundador. (Mientras él gastaba sin freno, en Salamanca nos rompíamos la cabeza para pedir limosnas y apretarnos el cinturón porque con la devaluación del peso mexicano de mediados de los ochenta la Legión perdía millones. Todavía no se había producido el milagro americano del P. Anthony Bannon, que llenó de dólares las arcas legionarias. Fue entonces cuando a los novicios nos empezaron a dar de comer verdura medio podrida de la que sobraba en Mercamadrid.)

Muchas veces no estaba prefijado el destino de sus viajes: había varios lugares del mundo donde él encontraba lo que buscaba, y si un destino fallaba, valía otro: sus paraísos eran más terrenales que celestiales. Nadie, ni el mismísimo Vicario General, se atrevería a preguntar por el paradero del P. Maciel, y si lo hacía alegando alguna razón de peso, casi siempre obtendría una respuesta evasiva, un “imposible”.

El que fuera Administrador General de la Congregación a principios de los noventa, el entonces P. Stephen Fitcher, L.C. ha declarado que cada vez que Maciel salía de Roma le entregaba cinco mil dólares y otra cantidad equivalente en la moneda del país al que iba a viajar: “él era para mí un héroe, yo nunca le hubiera cuestionado”, dijo Fitcher. Posteriormente la cosa fue más sencilla, porque la Administración General concedió al P. Maciel una tarjeta de crédito American express Gold, con la que pagar sus elevadísimos gastos de una forma más discreta (Los legionarios tienen prohibido el uso de tarjetas bancarias).

Así de simple, ni siquiera los Directores Territoriales, el Vicario General, el Secretario General o el Secretario personal… nadie sabía por dónde andaba el fundador la mayor parte del tiempo. Los escasos días que pasaba visitando comunidades se hospedaba en Hoteles. Salía del centro cuando los religiosos estaban en la capilla o cenando, aunque siempre había algún rezagado que dejaba escapar su mirada indiscreta. Otros llegamos a espiarle aposta, impresionados al verle salir del centro que había visitado en traje de “seglar”. Casi nunca dormía en el Centro Comunitario. En algunas ciudades tenía sus propias casas de uso particular: al menos en Roma, México D.F., Cuernavaca, Cotija y Reajo del Roble, Madrid. En esas casas no pasaba más de dos o tres meses seguidos: durante semanas enteras nadie sabía su paradero. Algún vecino, tan ocioso como observador, ha comentado que le vio pasar periodos de diez días en la costa italiana, de vacaciones, con una familia, sin hacer la más mínima vida religiosa. –“Ni siquiera celebraba o escuchaba misa el domingo”- declara este testigo.

Estos largos periodos de ausencia en solitario, frecuentísimos, se mantienen desde los años cincuenta. En esa década la Legión se hace económicamente fuerte con su primera obra de apostolado, que también es la primera fuente de ingresos no procedentes de donaciones. El P. Maciel, en su autoconciencia, pasa de ser un pedigüeño a ser un empresario como aquellos esposos de las ingenuas mujeres a las que encandilaba con su presencia seductora. Los viajes estrictamente de placer comenzaron entonces, en los cincuenta. Uno de los denunciantes por abusos sexuales escribió una carta testimonial el año 1976, en la que recuerda las giras por España, Italia y Marruecos, con el único fin de conseguir la dolantina, el derivado de la morfina con el que el Maciel “calmaba los fortísimos dolores intestinales” que le llevaban a necesitar masajes libidinosos en la enfermería.

Recuerdo su visita a Salamanca en los noventa, cuando yo realizaba mi año de Humanidades. En el centro del colegio, en el primer piso, frente al coro de la capilla estaban las estancias del fundador: una habitación doble con baño y un despacho al que sólo entraba el hermano que semanalmente se encargaba de la limpieza. Cuando nos visitaba “Nuestro Padre”, sólo usaba el despacho para tratar algún asunto, o para hablar con algún superior, aunque él prefería pasear por los jardines. El dormitorio no lo usaba, si no era para la siesta, puesto que al caer la tarde, y siempre en el momento en que estábamos todos en la capilla, o cenando en el comedor, él salía con el secretario que le llevaba al Parador de Salamanca a dormir. Uno de esos días en que yo andaba perdido “fuera de la voluntad de Dios”, esto es, fuera de la actividad común para todos, vi como salía mi fundador vestido con un plumas y camisa blanca de cuello, despojado de la sotana y de cualquier otra vestimenta clerical. Le llevaban a dormir al Parador. ¿Qué nos decían? Nuestro Padre ha sufrido tanto en la vida que es hipersensible. Cualquier ruido le molesta. Tiene insomnio y a veces necesita medicarse para dormir. Por eso no puede quedarse con la comunidad, porque hacemos mucho ruido y no descansa. Sí, así era. Los culpables de que Maciel tuviera que ir al Parador de Salamanca a descansar éramos nosotros, que no sabíamos ser lo suficientemente silenciosos.

Así las cosas, era muy difícil que un religioso estuviese todo un día completo con el Superior General, a excepción de sus propios secretarios particulares (Estos le duraban dos o tres años, tras los cuales, o salían asustados de la congregación, o terminaban viviendo a su manera la vida religiosa, algo tocados de la cabeza. No había superior que les pusiera freno, sabían demasiadas cosas.). Por otro lado el P. Maciel no escogía a sus secretarios por criterios de efectividad, sino por criterios afectivos. El que le parecía más atractivo o empático, ese era elegido. Ya por entonces, el P. Maciel adolecía de desequilibrios afectivos y mendigaba cariño sin saberlo ni pedirlo, como tantos hombres).

Eso sí, las horas en que el fundador pasaba con la comunidad, su conducta siempre era intachable, era una efigie perfecta, de porte noble, ponderado, seguro de sí, con la respuesta adecuada, con una caridad y un detalle externamente exquisitos para con todos… aunque cuando raspabas, cuando raspabas… en realidad él no dejaba que raspases, nunca hablaba de sí mismo, sino del Maciel que él creía ser. Sólo cuando daba conferencias descubrías que, visto desde la fe cristiana, algo chirriaba en aquella cabeza.

Hoy sabemos con certeza qué tipo de obras de caridad realizaba en sus misteriosos viajes. También podemos comprender qué fue un hombre desarraigado y roto, que nunca tuvo un hogar en la Legión, y que tampoco lo tuvo fuera. En esos constantes viajes con los que llenaba su vida estaba siempre huyendo de sí mismo como un cínico cuyo principal pecado no fue la lujuria ni la avaricia, sino la mentira.

Anuncios

Entry filed under: Doble vida.

Al más puro estilo legionario He hecho todo lo que he podido

3 comentarios Add your own

  • 1. DOBLE VIDA | Desmontando a Marcial Maciel  |  29/04/2015 en 3:59 PM

    […] La doble vida de Marcial Maciel […]

    Responder
  • 2. Anónimo Ex  |  11/08/2009 en 1:01 AM

    Gracias a este post he comprendido mejor lo que pensaba que era imposible: que Maciel hubiera podido campar a sus anchas durante tanto tiempo. Yo pensaba que eso era absolutamente imposible sin la complicidad de los directores pero ahora comprendo que sí era posible. Supongo que el engaño acaba fallando por algún pequeño punto y que alguien debe saber algo. Es entonces cuando se me plantea la duda de cuándo se conocieron fehacientemente estas conductas y por qué no se retiró a Maciel de forma discreta.

    Mi opinión es que eso no iba a poder ser entendido bien y que podría causa un grave perjuicio a la Congregación y el Movimiento y que, por ello, se miro para otro lado, se siguió con la maquinaria (actos programados, questions, Misas, Cartas a Legionarios y Miembros del RC, libros, etc.) mientras se miraba para otro lado y se dejaba a Maciel que llevase su doble vida.

    Responder
  • 3. Anónimo Ex  |  11/08/2009 en 12:57 AM

    Los testimonios de los ex-secretarios serían particularmente importantes para los visitadores apostólicos. Hay alguna lista de estos señores? Si le duraban tres años y hubo un período de engaños de unos 30 a 40 años, debería haber unos 10 a 13 legionarios a los que poder interrogar, no?

    Respecto al comentario final acerca de la profundidad de pensamiento de Maciel, quiero comentar que en las últimas Questions a las que acudí me sorprendió la reiteración en la temática (ataques de los enemigos de la Iglesia, la Masonería, etc.) y la falta de profundidad en los análisis: tras una hora escuchándole, salía con la sensación de que no había dicho nada interesante… (pero eso no se podía decir, claro).

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Entradas recientes

Historial

Feeds

  • 435,684 visitas

A %d blogueros les gusta esto: