El P. Álvaro escribe a los legionarios a través de sus Directores Territoriales

11/09/2009 at 12:48 AM 1 comentario

Se escuda en los subordinados, buscando su exculpación

 Todos los legionarios y exlegionarios sabemos que un Director Territorial no publica una carta como la que han firmado los superiores de Estados Unidos y España si no es por iniciativa y responsabilidad de la Dirección General. En la Legión es inconcebible que una carta como esa nazca a iniciativa de un Director Territorial. Esas cartas vienen de arriba, han sido escritas en Roma y por eso dan consignas para todos. Quizá los directores territoriales han matizado o añadido alguna cosilla, pero nada más.

Además, la carta del P. Delgado es casi idéntica, salvo esos matices, a la de los Directores Territoriales de Estados Unidos. Ambos afirman que quieren “compartir algunas reflexiones y consejos que nuestro Director General, el P. Álvaro Corcuera, nos ha ofrecido”.

Si es así, ¿por qué no firma la carta el P. Corcuera?. Esas cartas presentan el esbozo de un plan de reforma, por fin, para toda la Congregación. ¿Es comprensible que nazcan de quienes sólo gobiernan a una porción, y con competencias tan limitadas? No.

Entonces, ¿por qué razón el Superior General no ha querido firmar la carta? Porque ha preferido que sus subordinados le exculpen: tuvieron (los PP. Corcuera, Garza y Sada) conocimiento de los hechos cuando el P. Maciel se había ya retirado de sus funciones como Director General y su salud estaba ya muy deteriorada.

En el más puro y edulcorado estilo legionario, lo anterior es sólo una verdad a medias. El P. Álvaro ya era Superior General cuando la Santa Sede condenó a Maciel a una vida retirada de oración y penitencia. Para entonces, él ya sabía que esa condena no era una cruz, como bochornosamente afirmaba el comunicado oficial de la Congregación, sino un intento de no sacar a la luz los terribles pecados,  muy bien probados por la investigación de Ratzinger, del fundador. Sabía que las acusaciones de pederastia eran veraces y contrastadas, sabía que los secretarios habían declarado que Maciel vivía como un laico cualquiera la mayor parte del tiempo, viajando siempre por ahí en solitario o con compañías extrañas, sabía que el P. Maciel gastaba sumas ingentes de dinero en su vida personal, sabía que tenía un piso en el centro de Roma en el que había pornografía, sabía que el fundador había sido drogadicto. Sabía que estaba gastando dinero en acomodar a ciertas amistades particulares. ¿Qué todo esto lo supo con total certeza una vez en el cargo de Director General? ¿Qué no sabía lo de la paternidad? Puede que sí, pero cuando emitió el comunicado que a continuación transcribimos, el P. Álvaro quiso engañar a todos sus legionarios: Él (se refiere a Nuestro Padre), con el espíritu de obediencia a la Iglesia que siempre lo ha caracterizado, ha aceptado este comunicado con fe, con total serenidad y con tranquilidad de conciencia, sabiendo que se trata de una nueva cruz que Dios, el Padre de Misericordia, ha permitido que sufra y de la que obtendrá muchas gracias para la Legión de Cristo y para el Movimiento Regnum Christi.

El comunicado, por cierto, causó un grandísimo enfado en la Santa Sede y desprestigió más en Roma a los legionarios que la mismísima conducta lasciva del fundador. Decir que el P. Álvaro no sabía nada es hacer de él un ingenuo, y los que le conocemos bien, desde que estaba en el tercer grado, sabemos que no es nada ingenuo.

Por otro lado es sumamente esperanzador que de una vez por todas los superiores hablen de cambios y reformas. Esperemos que descubran que no necesitan cambiar cuatro normas o quitar otras cinco, sino cambiar profundamente de mentalidad. ¡Enhorabuena y adelante, legionarios!

Y una cosa más, los creadores de todomaciel no somos “enemigos de la legión”, sino más bien amigos y gente cercana que pretendemos ayudar a todos los legionarios y miembros del RC a salir de la mentira en la que han vivido por un único camino posible: el de la verdad. Por eso, aunque sea algo desleal, estamos condenados al anonimato. También nosotros, como el P. Delgado, os invitamos a pasar más horas de oración ante el sagrario que en internet. Pero tened en cuenta algo terrible y hermoso a la vez: si internet no existiera vuestro fundador estaría en proceso de beatificación.

Anuncios

Entry filed under: La Legión de Cristo y el RC, Reconvertir la Legión. Tags: , , .

Esperanzador, aunque parcial, “mea culpa” Una leyenda negra que puede distorsionar la verdad sobre Maciel

1 comentario Add your own

  • 1. Roget  |  08/02/2014 en 8:47 PM

    Todo ahí es basura. No hay amor a Dios sino al orgullo de ser reconocido e las altas esferas de la sociedad. Todo es orgullo por el poder que tienen y nunca hay humildad. Los superiores mayores usan autos de lujo. Comen comida especial y no la de comunidad. Sus habitaciones en los centros son especiales, con alfombra, tiñe de baño, por lo menos en Salamanca con edredones de pluma de ganso mientras q la comunidad pasábamos frío. Usaban trajes Giorgio Armani mientras la comunidad usaba pantalón de un color y saco de otro. Y eso xq? Por presencia. Puras patrañas. Todo es lujo siempre y cuando seas superior!!! Si eres tropa lo que caiga. Saludos…

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Entradas recientes

Historial

Feeds

  • 429,147 visitas

A %d blogueros les gusta esto: