Una leyenda negra que puede distorsionar la verdad sobre Maciel

24/09/2009 at 1:02 AM 9 comentarios

Las últimas noticias sobre Maciel no parecen suficientemente contrastadas

 

En México Sanjuana Martínez, y en España José Manuel Vidal, han publicado unos artículos sobre el fundador de los Legionarios, basados en informaciones poco contrastadas que no parecen veraces.

Sanjuana Martínez recoge el testimonio de Alejandro Espinosa, según el cual Maciel se dedicó al tráfico de drogas, poseía un gran capital a su propio nombre en las Bahamas y tuvo constantes amoríos con las señoronas de la jet mexicana. Espinosa, sobrino lejano de Maciel, tiene  todo nuestro respeto y consideración por haber sido víctima de abusos, pero no aporta ninguna prueba ni ningún indicio que nos ayude a creer sus afirmaciones sobre el fundador. Los hechos que narra parecen alejarnos del verdadero Maciel. Anteriormente, Alejandro Espinosa también había acusado a Marcial Maciel de ser responsable de la muerte del Obispo Guizar y Valencia. Le acusaba de envenenarle con cianuro,  pero no aportaba pruebas de ello.

Por su parte, Vidal ha recogido documentos de los dos supuestos hijos de Maciel que buscan reconocimiento. Leer la carta manuscrita que transcribe Vidal en su artículo nos llena de inquietudes: el estilo literario de los manuscritos que se fotocopiaban y recibíamos de vez en cuando en la Legión es mucho más cuidado y menos inculto que el de la nota al supuesto hijo que transcribe Vidal. Sí, también había faltas de ortografía, pero no tan gordas, y el estilo no era tan “mexicanazo”. Esa carta que publica Vidal nos recuerda más a las del volumen primero, en el que un Maciel seminarista de dieciséis años escribía a su madre. Sería de gran ayuda disponer de un facsímil de la carta.

¿Será que ni siquiera las cartas manuscritas de Nuestro Padre estaban escritas por Nuestro Padre? ¿Será que Maciel, además de doble vida, tenía realmente doble personalidad y cambiaba incluso su forma de expresarse? ¿O será que estamos ante una falsificación interesada para obtener los beneficios, sino de la herencia, sí de la publicidad?

El tiempo hablará, pero mientras tanto, debemos ser cautos para no dejarnos engañar ni por una leyenda negra que tergiverse la auténtica personalidad malévola del fundador, ni por la leyenda rosa que él mismo construyó con la complicidad de los legionarios, porque entonces nunca llegaremos a comprender quién fue Marcial Maciel.

Anuncios

Entry filed under: Doble vida, Noticias. Tags: , .

El P. Álvaro escribe a los legionarios a través de sus Directores Territoriales Un engaño monstruoso

9 comentarios Add your own

  • 1. Oscar  |  24/10/2013 en 10:11 PM

    Vivo en DF, y estoy buscando tu libro de “El ilusionista”, pero no lo encuentro. Me podrias orientar donde lo puedo conseguir?

    Saludos

    Responder
  • 2. pablo  |  06/02/2012 en 9:44 PM

    eeeeeeeeeeeee loq an escrito ta mal

    Responder
  • 3. manuel  |  17/11/2009 en 11:11 PM

    Maciel tenía pésima ortografía, sus cartas manuscritas eran recibían la ayuda de corrector blanco. Algunas cartas manuscritas eran redactadas por otros y Maciel las trascribía a mano y ni así atinaba a la ortografía. Si los superiores no quieren leyenda negra que sean transparentes. Además ¿será posible una leyenda más negra que la colección de hijos e hijas sacrílegos y la absolución de cómplice en sexto mandamiento, por tanto excomunión automática? Sí, todo parece indicar que Maciel vivió excomulgado, SU CARISMA FUE EL SACRILEGIO.

    Responder
  • 4. ALEJANDRO ESPINOSA ALCALÁ  |  07/10/2009 en 10:59 PM

    Con todo respeto contestaré a quienes expresan opiniones de buena fe. Deseo contrastarlas privadamente si me las hacen llegar a mi correo electrónico. Gracias por confiar en mi persona y en cantos denunciamos al depredador MM.
    Alejandro Espinosa

    Responder
  • 5. exRC  |  06/10/2009 en 10:21 PM

    Para Alejandro Espinosa:
    Creo que la intención del que escribe el artículo no fue atacarte y tacharte de mentiroso, al menos yo así lo interpreté.
    He leído que Sanjuana Martínez te citó sin tu consentimiento, y tal vez por eso el autor de este artículo duda de algunas de tus supuestas declaraciones.
    Yo leí tu libro y también te respeto y te admiro por haber sufrido tanto y estar luchado por la verdad; ojalá ya hayas encontrado la paz, después de tantas pruebas.
    No sé si estoy equivocada, pero yo interpreté este artículo como que la intención es que no estemos especulando en cosas de MM que tal vez son muy difíciles de comprobar, sino en lo que ya está bastante probado: su engaño monstruoso a la Iglesia y al mundo, su pederastia, el abuso psicológico, además de sexual, al que sometía a sus legionarios, su adicción a la droga…
    Yo por ejemplo, no he querido ni comentar con mis amistades pro-LCRC la posibilidad de que haya envenenado a su tío, pues siento que van a pensar que es una suposición descabellada, y eso le puede quitar credibilidad a lo demás, que está bien probado. No quiero decir con esto que yo esté convencida de que no fue así, sino que es de las cosas que nunca se podrán saber.
    Lo mismo con la cartita esa, si es o no de él, no lo considero importante. Creo que lo importante ahora es analizar cómo la institución, por medio de sus líderes, lo encubrieron y hasta ayudaron en sus tropelías. Y darnos cuenta de que esto se dio porque están totalmente afectados en su psicología. Sabían de sus crímenes y aún así lo consideraban santo. Y también seguir indagando sobre los abusos que se han dado en la Legión, como herencia de lo que él dejó sembrado.

    Responder
  • 6. Tha  |  03/10/2009 en 11:18 PM

    Para Alejandro:
    El que hace de Marcial Maciel un don juan es el que dice qeu ha seducido a muchas mujeres de la jet. Yo solo se que ha seducido a muchos niños y a una mujer q no parece de la jet y que vive de lo que le dejó Marcial Maciel. Pero si dices que ha seducido a muchas mujeres, dinos en que te basas, porque el único que hace del fundador de los legionarios un don juan eres tú.

    Responder
  • 7. ALEJANDRO ESPINOSA ALCALÁ  |  03/10/2009 en 3:04 PM

    Una leyenda negra que puede distorsionar la verdad sobre Maciel
    Las últimas noticias sobre Maciel no parecen suficientemente contrastadas
    Respuesta de Alejandro Espinosa a un cobarde:
    Artículo original en tinta negra. Respuesta en azul

    En México Sanjuana Martínez, y en España José Manuel Vidal, han publicado unos artículos sobre el fundador de los Legionarios, basados en informaciones poco contrastadas que no parecen veraces.
    Sanjuana Martínez recoge el testimonio de Alejandro Espinosa, según el cual Maciel se dedicó al tráfico de drogas, poseía un gran capital a su propio nombre en las Bahamas y tuvo constantes amoríos con las señoronas de la jet mexicana. Espinosa,
    ¿Porqué las autoridades vaticanas, ni las civiles, se han involucrado en investigar el portentoso desarrollo de la secta legionaria? Lo más evidente es que lavó mucho dinero originado en el comercio de drogas, donde también el vaticano es acusado de ser el segundo lavador más importante del mundo, después de los Estados Unidos de Norteamérica.
    sobrino lejano de Maciel, tiene todo nuestro respeto y consideración por haber sido víctima de abusos,
    -Sale sobrando tu respeto cuando censuras con tanta hipocresía- pero no aporta ninguna prueba ni ningún indicio que nos ayude a creer sus afirmaciones sobre el fundador.
    Ni te obligo a que las creas, cuando el mismo inculpado jamás se atrevió a controvertir en foro público, ni menos en una corte civil, ni ninguno de sus legionarios. Mientes deliberadamente, porque no solo está El Legionario lleno de indicios y de pruebas, sino que hay cerca de un centenar de víctimas de abuso sexual que lo denunciaron al fiscal Charles J Scicluna, con testimonios que la Sede Apostólica consideró convincentes para castigarlo. Demuestras que sigues creyendo en su santidad, con fe comprada, que ahora, como antaño, se esfuerza para devengar su paga. Creo que ya has participado en algún foro proponiendo los mismos desatinos. ¡¡¡Guardó silencio ante sus acusadores, como Cristo ante Pilatos!!!
    Los hechos que narra parecen alejarnos del verdadero Maciel.
    ¿Solo parecen? ¿Porqué no lo dijiste cuando salió El Legionario en febrero 2003? ¿Ni tu ni tu padre Maciel, ni ningún descerebrado me cuestionó entonces, pero este es momento de cargar? ¿Quién me obliga a dar pruebas? ¿Tu, que te escondes en el anonimato? Es evidente que conoces al verdadero Maciel, pues, ¡¡¡Ilumínanos!!!
    Anteriormente, Alejandro Espinosa también había acusado a Marcial Maciel de ser responsable de la muerte del Obispo Guizar y Valencia. Le acusaba de envenenarle con cianuro, pero no aportaba pruebas de ello.
    Sobre esta “Hipótesis de envenenamiento”, ni idea tienes de lo que estás diciendo. No tengo porqué darte explicaciones, puesto que el mismo inculpado NO SE ATREVIÓ a cuestionar en público, con ser una posible inculpación tan grave, como las que establezco en “El Ilusionista MM, ni menos a someterme a juicio para esclarecer la calumnia. Te esfuerzas poco para llenarte la boca de simplezas, ni te preocupaste en leer el artículo del reportero Rodrigo Vera, que NO MÍO, donde al instante le llovieron explicaciones que apuntaban al error del reportero. ¡Explicatio non petita, acusatio manifesta! Aparte de ignorancia y mala navegas en falta de lógica. Investiga y luego hablas ¿Quién te crees para cuestionar ahora, después de “toro pasado”?
    Por su parte, Vidal ha recogido documentos de los dos supuestos hijos de Maciel que buscan reconocimiento. Leer la carta manuscrita que transcribe Vidal en su artículo nos llena de inquietudes: el estilo literario de los manuscritos que se fotocopiaban y recibíamos de vez en cuando en la Legión es mucho más cuidado y menos inculto que el de la nota al supuesto hijo que transcribe Vidal. Sí, también había faltas de ortografía, pero no tan gordas, y el estilo no era tan “mexicanazo”. Esa carta que publica Vidal nos recuerda más a las del volumen primero, en el que un Maciel seminarista de dieciséis años escribía a su madre. Sería de gran ayuda disponer de un facsímil de la carta.
    ¿Será que ni siquiera las cartas manuscritas de Nuestro Padre estaban escritas por Nuestro Padre? ¿Será que Maciel, además de doble vida, tenía realmente doble personalidad y cambiaba incluso su forma de expresarse? ¿O será que estamos ante una falsificación interesada para obtener los beneficios, sino de la herencia, sí de la publicidad?
    Sobre tus interrogantes: ¡Doble personalidad no! Solo perversidad. En la forma de expresarse, ¿qué puedes esperar de alguien que no terminó la primaria? ¿Ni siquiera sabías que el pederasta, tu padre, copiaba cartas a mano hechas por sus secretarios? ¿Cómo puedes ser tan juicioso para exigir pruebas cuando el taimado no hacía vida comunitaria? En cuanto a la “falsificación” debes saber que todo falseaba: Es indudable que aprendió mucho de truhanería al correr de los años, hasta que en los 50.s le entró a la industria de falsificar “bendiciones papales”, donde hizo una fortuna, pero eran negocios de poca monta para sus ambiciones, ya practicaba el trato con el crimen organizado, Maciel más bien concentró la atención en su hallazgo primario, “como vivir del prójimo sin trabajar”, dado todo el arsenal de herramientas organizado secularmente por la iglesia católica. No por algo lo consideran “el mejor pedigüeño, limosnero, de la cristiandad. Pero tuvo otro mérito inconmensurable que no pregonas, sin duda porque no lo has descubierto, el de exhibir, sin proponérselo, la podredumbre que reina dentro del Vaticano, aunque en ello perdió la cabeza.
    El tiempo hablará, pero mientras tanto, debemos ser cautos para no dejarnos engañar ni por una leyenda negra que tergiverse la auténtica personalidad malévola del fundador, ni por la leyenda rosa que él mismo construyó con la complicidad de los legionarios, porque entonces nunca llegaremos a comprender quién fue Marcial Maciel
    Leyenda negra dices después del pronunciamiento Vaticano, aunque fue tan comedido y ambiguo? ¿Te das cuenta que estás reprobando el juicio infalible del jerarca máximo? El tiempo hablará. A el se atienen los sectarios legionarios para lograr el propósito, y tu con ellos, aunque ya no lo seas. Creando una aureola de “don juan”, en tal caso un daño menor, la sociedad olvidará su vida delictiva de pederastia, drogadicción, lavado de dinero, narco-tráfico, posibles asesinatos, sometimiento sexual de viudas ricas, fraudes a la cristiandad y engaños al mismo vaticano y a la feligresía. Algo en lo que la misma Sede Apostólica basa su prudente estrategia, el hombre pasa y su recuerdo, y con él los detractores y sus monstruosas acusaciones; solo quedarán las instituciones, y entonces será “el tiempo” adecuado para balancear esa grandiosa “personalidad verdadera”, cuando toda memoria habrá oscurecido hasta el mínimo recuerdo de su criminalidad. Momento de canonizarlo, al fin de cuentas solo les costará dinero, en lo que abundan los legionarios, requisito indispensable para llevarlo a los altares, donde ya lo han precedido otros fundadores, como Escrivá de Balaguer.
    Alejandro Espinosa

    Responder
  • 8. Tomás  |  29/09/2009 en 9:23 PM

    La información proporicionada por Alejandro Espinosa se encuentra también en su libro: El Legionario. Allí cuenta que él acompañó a Maciel en un viaje de Europa a México pasando por Nueva York y alojó en el Waldorf Astoria con él. Lo llevó creo que fue al Citibank y le hizo firmar un documento que era un depósito bancario de la nodespreciable suma de $250,000. Considerando la inflación y que eso fue alrededor del año 1962, se trataría de varios millones de dólares. Luego en México, antes de separarse lo hizo firmar otro documento, supongo que era para quitarle ese dinero. Espinosa es pariente de Maciel. Si hizo eso ¿por qué no pensar que tenía dinero en diversas cuentas en paraísos fiscales y en nombre de otros familiares y gente de confianza?
    En cuanto a su educación era muy escasa y poir lo que yo pude captar, sin ser experto en caligrafía, me parece que se trata de su letra.

    Responder
  • 9. Esteban  |  26/09/2009 en 6:03 PM

    La carta si era de Maciel, el señor tenía escasa preparación, digamos en que Universidad Pontifica estudio, o que grados recibió?, yo no conozco de ningun grado que tuviera, y efectivamente las cartas que les mandaba no las escribía Maciel, las escribían sus achichincles que seguramente tenían preparación eso si que esta documentado (lo de las cartas de Maciel)

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Entradas recientes

Historial

Feeds

  • 429,147 visitas

A %d blogueros les gusta esto: