¿Dónde está el P. Álvaro?

14/10/2009 at 11:46 PM 5 comentarios

Los legionarios sufren el silencio de su Director General

 

Muchos legionarios están preocupados. Pero no, lo que les preocupa más no es ni la pederastia ni la paternidad biológica de su padre espiritual, que de este asunto apenas reciben noticias; tampoco es su primera preocupación lo que va a ser de la Congregación tras la Visita Canónica. Lo que preocupa más a los sacerdotes legionarios, lógicamente, es su propia persona, el lugar donde les destinen, y la encomienda que la Legión pueda dar a cada uno. Los legionarios se interrogan por su futuro inmediato pero su Director General no responde.

image

Así, a ojo, podríamos calcular que una tercera parte de los sacerdotes legionarios se encuentra en una “situación irregular”, es decir, viviendo un status especial dentro de la Congregación. Hay decenas de sacerdotes legionarios viviendo con sus propias familias, en un periodo de reflexión o descanso, o también replanteando su vocación en diferentes diócesis. Hay otros muchos separados de las comunidades, viviendo por su cuenta, solos o en parejas, a su manera, a la espera de superar traumas, asentarse, o con las escusa de descansar de alguna labor que les ha desgastado. No son pocos los legionarios que han necesitado ayuda psiquiátrica, algunos incluso necesitando ser ingresados. Un grupo amplio de sacerdotes permanece en Roma, estudiando una Teología que nunca acaba. Y luego están los proscritos, todos los desterrados a las misiones de Quintana Roo y que no han querido o no se han atrevido a abandonar la Congregación. Porque la península de Yucatán siempre fue una lenta y silenciosa puerta de atrás para los díscolos. Dicen que desde que fue Mons. Elizondo, el destierro no es a las misiones, sino a Brasil; que te mandan a Brasil y, cómo solíamos bromear los teólogos: “borran tu nombre del ordenador”.

Esta situación insoportable no se debe tanto a los pecados del fundador, como al legado de carencias y manías irracionales que la obra ha heredado. La Legión machaca psicológicamente a sus propios hijos, hasta hundirlos.

Y en este escenario el Superior General está ausente. Sí, recorre los frentes para declarar su inocencia, pero no responde a los sacerdotes que necesitan una decisión, una respuesta, un nuevo rumbo. Está dejando que situaciones incómodas se alarguen sine die porque no decide. Y en la Legión nadie se mueve si el Director General no habla. Decenas de  sacerdotes necesitan al P. Álvaro, quieren saber qué va a ser de ellos y qué les pide la Legión. El Director General,  desde que empezó este annus horribilis, debería haberse entrevistado uno por uno con todos los sacerdotes legionarios. Así tendría más claro cuál es el pulso de su Congregación. Pero está muy ocupado escondiendo la basura bajo la alfombra.

Por otro lado, la Congregación se jacta de tener ochocientos sacerdotes. Pero no dicen nunca que han ordenado a más de mil doscientos. Sí, más de un tercio lo ha dejado. Y la mayoría ha abandonado también el ministerio. Además, nueve de cada diez seminaristas lo dejan antes de la ordenación. Los constantes cambios de centros que sufren los religiosos esconden las deserciones.

De todo esto se concluye que la Legión no es un “árbol tan sano” como dijo el Vaticano en su comunicado del 2006 y que la visita apostólica no puede centrarse solamente en el problema del fundador. Lo que quieren los legionarios de base es que el Vaticano les ayude a ejercer su ministerio sin trabas, con autenticidad y posibilidades pastorales. Quieren salir de la burbuja de mentiras, paternalismo y actitudes maximalistas que les mantiene ausentes de la realidad para poder ejercer su sacerdocio con verdadera eficiencia eclesial.

Anuncios

Entry filed under: ¿Carisma?, La Legión de Cristo y el RC, Reconvertir la Legión. Tags: , .

Comparando dos cartas de Marcial Maciel Maciel fue víctima de abusos sexuales

5 comentarios Add your own

  • 1. Pablo  |  14/11/2010 en 4:11 PM

    En primer lugar queremos ayudar a las víctimas. Se debe saber la verdad y se les debe pedir perdón y restituir su dignidad. Es que parece que en todo esto os olvidáis de las víctimas. Y sobre lo de Corcuera sabemos que lo sabía al menos desde 2005 y calló. Durante 3 años ha permitido que se siguiera creyendo en Maciel. Él sabía lo que había hecho, hasta en el día de su funeral habló bien de él, y muchos aún creían en Maciel y Corcuera no hizo nada. ¿Más pruebas? Él reconoció que lo sabía desde 2005. Y de Paolis ha dicho que desde la década de los 90 llegaban constantemente denuncias sobre el caso. Nunca se hizo nada. Pero, bien, tú mismo Roberto. (… porque tienen ojos y no ven, oídos y no oyen Mt 13, 13) Cuesta aceptar todo, pero se puede.

    Yo quiero ayudar y apoyar a las víctimas y quiero ver y ayudar a los buenos legionarios. Pero no pretendas que se olviden más de 50 años de maldad en 2 días. Qué fácil decir aquí no ha pasado nada.

    Y no sólo es en la Legión. La iglesia necesitade voces valientes que denuncien lo que está mal. Antes de ayer detuvieron a un sacerdote de un pueblo al lado del mío por distribuir material de contenido pedófilo por internet. Tenía más de 21.000 archivos de este material en una memoria de 600Gb y así podemos sacar muchos casos. A veces me da vergüenza ser cristiano y ver a estos ministros cometiendo estas atrocidades. Nos meten a todos en el mismo saco. Por eso tenemos que denunciar esto en la legión, en la iglesia y en el ámbito que se dé esta barbaridad.

    Y a parte del caso de Maciel, hay más casos de abusos por parte de otros legionarios y que aún no han salido, se está en ello. Ya saldrán.

    Pablo

    Responder
    • 2. Pablo P.  |  20/11/2010 en 4:45 PM

      Enhorabuena Roberto, ahí dejas la talla de tu persona. No me conoces y dices eso de mí. ¿Está mal defender las víctimas y apoyar a los religiosos y sacerdotes buenos que quedan en la Legión? Justifica (si se puede) tus insultos. Respeta a mi madre que tampoco la conoces. ¿Falso?, ¿en qué? Di una sola mentira en lo que he dicho. Y yo no he proferido ningún insulto a tu persona ni lo haré. Sólo opino sobre los hechos. ¿Qué pasa, que la verdad molesta? Dime qué hay de malo en saber la verdad. Y si necesitas ayuda por algo, puedes acudir a mucha gente. Te veo dolido y resentido por algo. No queremos hacer daño a nadie, sino ayudar a los que lo necesitan y merecen. Un saludo,

      Pablo

  • 3. Roberto Almeida  |  14/11/2010 en 3:13 PM

    En primer lugar, no estoy defendiendo al vago de Maciel. Pero lo que me da rabia es que todo esto no está hecho para ayudar a nadie. ¿A quien mierda ayuda contando cosas verdes de un muerto? El Corcuera no tuvo nada que ver y si lo tuvo den pruebas, pero no digan tonterías.

    Responder
  • 4. Pablo P.  |  13/11/2010 en 9:05 PM

    Tus palabras, insultos te quitan toda la razón. ¿qué dirías si hubiesen abusado de ti, o, no sé si tienes hijos, de tus hijos? Maciel abusó de menores repetidas veces, engaño a medio mundo, se aprovechó del dinero que se daba a la Legión supuestamente para sus apostolados, formación y misiones… para su propio beneficio, engañó a varias mujeres con las que además tuvo hijos haciéndose pasar por quien no era, era adicto a fármacos y drogas… Qué es lo que pretendes Roberto, ¿decir que aquí no ha pasado nada? Confundes las cosas. En primer lugar hay que apoyar a las víctimas y recuperar en lo posible su dignidad, que además de haber sido víctimas de abuso han sido tachados durante mucho tiempo de mentirosos, envidiosos, saboteadores, amargados… cuando denunciaron los hechos. Luego saber toda la verdad. Sanar la Legión, echar a quienes ocultaron los hechos. Siempre lo digo, los principales superiores de la Legión lo sabían todo, al menos desde 2005, y callaron, De Paolis reconoce que las acusaciones contra Maciel eran conocidas por los superiores desde la década de los 90 (el resto de legionarios no sabíamos nada porque no teníamos acceso a la prensa libre ni a internet) y no se hizo nada por saber si eran acusaciones fundadas o no, pero es que también el Vaticano sabía de esas acusaciones y no se hizo nada, se creyó que era todo mentira. Y sí, a los legionarios que siguen, los buenos seminaristas y sacerdotes, pues a ellos también les tenemos que apoyar, a que elijan un camino de cambio, de alejamiento de la Legión de Maciel y comenzar una obra realmente fiel a Cristo y su evangelio.

    Roberto, no queremos apuñalar a nadie, y por favor ¿cómo puedes decir que los autores de esta página son peores que Maciel? Si tienes pruebas, apórtalas, pero creo que para ser peores que Maciel tendrían que violar a muchos menores, drogarse un montón, matar a alguien, robar bancos, traficar con droga… y eso, que yo sepa no se da. Aquí sólo queremos que se sepa la verdad. Roberto, cambia el chip. No queremos hacer daño a nadie, queremos ayudar a muchos. Piensa en lo que han sufrido las víctimas… eran niños indefensos. Es duro aceptar la realidad, pero ha sido así, Maciel nos engañó a muchos, y veo que algunos aún sois víctimas de sus engaños. Abre los ojos,

    Pablo P.

    Responder
  • 5. Same here  |  15/10/2009 en 7:40 PM

    Una photo que dice mil palabras.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Entradas recientes

Historial

Feeds

  • 429,147 visitas

A %d blogueros les gusta esto: