No estamos ante un caso de “desdoblamiento de personalidad”

11/11/2009 at 1:50 PM 3 comentarios

Marcial Maciel no era un enfermo mental. No encuadra en la patología denominada “desdoblamiento de personalidad” o “personalidad disociada”. Maciel fue un hombre sano física y mentalmente. Llevó dos vidas paralelas e incompatibles actuando siempre con plena conciencia de lo que hacía y con cuidado esmero para no ser descubierto.

 

Maciel no tenía los problemas mentales del dueño del motel en “Psicosis” de Alfred Hitchcock, ni era como “Jeckill y Mr. Hyde” en la novela de Stevenson. Más bien podemos comparar a Maciel con Hitler, que, como mostró recientemente la película “El Hundimiento”, se mostraba dulce y tierno ante niños y mujeres mientras ordenaba exterminar a todos los judíos de Europa. También le podemos comparar con Pablo Escobar, el potentado narcotraficante que adornaba su vida con cientos de obras filantrópicas y se mostraba ante la sociedad como un gran amigo de la humanidad. Y quizá la mejor comparación sea con Frank Abagnale Jr., cuya rocambolesca vida nos la mostró Spielberg en “Atrápame si puedes”: se hizo pasar por piloto, médico y abogado, falsificando cheques y timando a todo el que se le ponía por medio. El engaño y las maquinaciones para mantener una mentira creciente se convirtieron para él en un deporte, una necesidad vital. Lo mismo ocurrió con Maciel:  no estaba loco; fue un cínico, embaucador y tramposo, pero cuerdo. Fue un gran “Tartufo”, como el de Moliere, pero esta vez en pleno siglo XX. Que llegara a convencerse a sí mismo de que era un gran benefactor de la Iglesia y un hombre encomiable, no le exculpa. Él pensaba que la Iglesia un día le haría santo, pero sabía que no era santo. Acabó machacando su conciencia moral como tantas veces ocurre con los maleantes, que buscan siempre justificar sus tropelías.

Cuando “Nuestro Padre” nos contaba la historia de su vida, reinventándola, usaba mucho la frase: “Marcialito, a ver cómo sales de ésta”. Y ahí se contiene precisamente la motivación vital de todo estafador o delincuente.

El “desdoblamiento de personalidad” que convertiría a Maciel en un enfermo mental, y por lo tanto en una persona moralmente irresponsable (no habría pecado conscientemente) es la última falacia a la que se agarran los legionarios más desesperados y sectarios. Pero es tan forzado, que en realidad se nos hace la última artimaña legionaria antes del reconocimiento pleno de la verdad, ahora que el informe de los visitadores está sobre la mesa del Papa.

En mayo de 2006, cuando el Vaticano invitó a Maciel a “una vida retirada de oración y penitencia”, algún cardenal comentó que “las razones del castigo eran sólidas, aunque Maciel no se daba cuenta de lo que hacía”. Recientemente el Card. Chileno Errázuriz decía que Maciel en realidad sufría un “desdoblamiento de personalidad”. Ni la Sede Apostólica ni los cardenales de la Iglesia suelen pecar de superficiales, por lo que podríamos suponer que la Congregación para la Doctrina de la fe llegó a esa conclusión falsa tras examinar al pseudo-fundador, sin que éste reconociera ninguna de las acusaciones que se le hacían, a pesar de las evidencias que le presentaban. Maciel también engañó a los peritos que le examinaron.

El “desdoblamiento de personalidad” se define como el Trastorno de la conciencia de la unidad del yo en el que se experimentan simultáneamente dos personalidades, una la propia y otra la extraña, cada una con una historia, una actuación y un mundo que incluso puede desconocer la otra.
Suele darse en estados avanzados de extrañeza del yo (por vivencias de transformación) en los que algunos elementos de la personalidad parecen tan extraños que ya no se reconocen como propios.

Las personas con un trastorno de identidad disociativo pueden experimentar a menudo un cuadro de síntomas que pueden parecerse a los de otros trastornos psiquiátricos. ansiedad, alteraciones de la personalidad, esquizofrenia y trastornos afectivos o epilepsia. La mayoría de las personas sufre síntomas de depresión, ansiedad (dificultad para respirar, pulso acelerado, palpitaciones), fobias, ataques de pánico, alteraciones del apetito, estrés postraumático y síntomas que simulan los de las enfermedades físicas. Pueden estar preocupadas por el suicidio y son frecuentes los intentos, así como los episodios de automutilación. El cambio de personalidades y la ausencia de consciencia del propio comportamiento en las otras personalidades hacen a menudo caótica la vida de una persona con este trastorno. Como las personalidades con frecuencia interactúan entre ellas, la persona dice oír conversaciones internas y las voces de otras personalidades. Esto es un tipo de alucinaciones. (Wikipedia)

Marcial Maciel no presentaba ninguno de los síntomas anteriores. Además, un hombre con personalidad disociada no es capaz de utilizar varios pasaportes ni de controlar minuciosamente la información sobre sus “dos yos”. Al contrario, muestra claramente la alteración de su personalidad. Maciel fue un hombre psíquicamente sano que vivió una vida de mentira y cinismo, y que medía minuciosamente sus pasos para ocultar sus secretos y engañar a sus legionarios. Mantuvo esa actitud desde los quince años hasta los ochenta y cinco, y sólo en los últimos meses de su vida, cuando ya la Santa Sede le había desautorizado, dejó que se mezclaran sus dos vidas, llevándose a la amante a su casa legionaria de Naples, Florida. Como si quisiera chulearse ante propios y extraños de que no le importaba nada la memoria que quedase de él. Se había pegado una buena vida y eso ya no se lo quitaba nadie. “Les he tenido engañados hasta el final, soy un triunfador”, se decía.

J. González.

Anuncios

Entry filed under: Doble vida. Tags: , , .

Maciel fue víctima de abusos sexuales

3 comentarios Add your own

  • 1. Carlos  |  24/01/2010 en 1:26 AM

    Me ecuentro otra vez al marica James Bond legionario que critica a sus propios legionarios (oo7lc, ¿verdad?), te cito para estar seguros “su consciencia y a su inteligencia, disentiendo de las tonterìas manipuladoras que los superiores les quieren imponer, como si se pudiera limitar o reducir la inteligencia…” eso no es ni cristiano, serás muy inteligente, pero eres enfermo como tu fundador… sólo que tú eres de verdad pendejo, porque no disfrutas lo que haces, (a escondidas, te va a regañar tu jefe….), salte y no eches a perder los legionarios….. tú eres de las cosas malas que tienen los legionarios…. ¿de casualidad no estás en Roma?, tienes vocabulario demasiado engundiado…. tal vez hasta te conozco, yo estuve en los noventa…

    POngo lo de siempre, leal a mi conciencia de poner lo que me de la gana:

    Yo estuve dentro un tiemo y la verdad es que viví súper, me duele por la gente tan valiosa que está dentro y es buena, son mis amigos algunos de ellos. Somos unos estúpidos pensando que los legionarios son cubridores y esas cosas, SON LOS QUE PEOR LA ESTÁN PASANDO, piensen eso, a mí me fue genial, tuve problemas como todo mundo, me duele, Maciel era lo que fue, una desgracia si queiren, pero a ellos qué????, también fueron engañados por Maciel, el que lo conoció un tiempo sabe lo que digo y, los otros por DIos, no digan puras babosadas… ellos sufren y a gotas gordas, uno me dijo que le gustaría pedir perdón por lo que hizo “mi fundador”, le dije que era baboso si hacía eso, y quién te va a pedir perdón a tí???? coño, el pobre se calló, qué va a decir, el que le tenía que pedir perdón ya está muerto… ya corregí y todo, para que vean. Yo tengo fe y esas cosas, me duele un montón, pero dejen que ellos se arreglen. Y POR FAVOR LOS QUE FUERON LEGIONARIOS Y CONSAS Y ESAS COSAS, NO SEAN MARICAS COMO SU FUNDADOR, si en algo no estaban de acuerdo está bien grítenlo, pero AL MENOS NO SE DIGAN LOS VALIENTES, PORQUE LOS VALIENTES SON ELLOS, QUE A PESAR DE TODA LA PORQUERÍA QUE HAN HEREDADO DEL SICOPATA ESE ESTÁN AHÍ CON LOS HUEVOS BIEN PUESTOS EN SU LUGAR, ELLOS SÍ TIENEN PANTALONES,, a mí se me cayeron, ahora rezo más por ellos. y Amén. pondré esto en todos los blogs para que se enteren, ya verán

    Responder
  • 2. caridad gómez carbajal  |  18/11/2009 en 7:26 PM

    ok

    Responder
  • 3. 007LC  |  16/11/2009 en 3:33 PM

    Muy buen análisis, a excepción de lo que dice Wikipedia. Decìa el mèdico tratante de MM en Jacksonville, no Naples, que lo màs probable era que MM sufrìa de “un desdoblamiento de la personalidad”. Yo personalmente no lo creo. MM consciente y cinicamente llevo e hizo convivir con religiosos y consagrados a la señora y a su hija, quienes tambièn eran conscientes y consentìan en participar de ese espantoso engaño de cientos, miles de personas. ¿Enfermo mental? ¡ya parece! Enfermas las decisiones que estàn tomando algunos superiores de no ayudar y màs bien marginar a los legionarios que se atreven a ser fieles a su consciencia y a su inteligencia, disentiendo de las tonterìas manipuladoras que los superiores les quieren imponer, como si se pudiera limitar o reducir la inteligencia. Que Dios a través de Benedicto le haga justicia a los hombres y mujeres que en sus distintos estados de vida creyeron y en la medida de su vocaciòn dieron su vida, su tiempo y su fe a las obras de MM. Hay muchas cosas buenas, pero otras tantas muy malas.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Entradas recientes

Historial

Feeds

  • 436,931 visitas

A %d blogueros les gusta esto: