Las increíbles historias del P. Alfredo Torres

05/02/2010 at 12:12 PM 9 comentarios

Es el fundador de la Legión de Cristo y el R.C. en Madrid. Destinado a esa ciudad en 1965, construyó el Colegio Mayor Hispano Mexicano con fondos aportados por el empresario mexicano Santiago Galas Arce. Esta empresa y los donativos que anualmente recibía el P. Torres de una acaudalada familia saltillense, supusieron un espectacular crecimiento institucional: en unas pocas décadas Madrid y sus alrededores se llenaron de clubes juveniles, centros de apostolado, casas de retiro, campamentos de verano… No sólo eso, también el Colegio Sistema (hoy Everest) y los terrenos donde se asienta la universidad Francisco de Vitoria, fueron adquiridos por el P. Torres, que estaba eximido de enviar dinero a la Dirección General. Pero el hombre de Marcial Maciel en Madrid no fue sólo un gran promotor de obras institucionales, también ha sido el creador de innumerables anécdotas estrambóticas sobre su fundador. Algunas de esas historias se comentaban recientemente en El Mundo.

 

Todos los veranos, cuando los estudiantes legionarios del Centro de Salamanca visitaban Comillas, el P. Arumí, instructor de novicios, invitaba al P. Torres para que le acompañara en el relato sobre los inicios de la Legión en España, que los estudiantes, en su mayoría adolescentes, escuchaban con avidez. La historia de la Legión era su propia historia, y en ella se reflejaba el espíritu que “Nuestro Padre” había plasmado en la obra, un espíritu fundacional que ya no se vivía en la Legión con la misma fidelidad con la que se vivía antes de los acontecimientos del 56 al 59, cuando el Vaticano destituyó a Maciel por acusaciones de pederastia y drogadicción, cursadas por los mismos religiosos.

Mientras el P. Arumí centraba su relato en explicar cómo era la vida de los seminaristas diocesanos en el imponente edificio de la Universidad de Comillas, vivero de futuros obispos, al P. Torres le tocaba contar las peripecias de “Nuestro Padre” y de los primeros legionarios en la Casa del Sagrado Corazón. Una casa perfectamente reconocible todavía hoy por la imagen del Corazón de Jesús que se yergue en la fachada, y que se alcanza a ver desde la misma playa de Comillas. Un Sagrado Corazón que parece dar la espalda al interior de la vivienda, como no queriendo ver lo que ahí dentro ocurría.

Cada verano, el P. Torres contaba las mismas leyendas, cambiando en ocasiones los lugares y detalles menos relevantes: Son todas historias inventadas de milagros y fenómenos preternaturales, falacias para engatusar a apostólicos y novicios crédulos, que los hermanos mayores escuchábamos con cierto desdén:

Nuestro Padre dormía en un ataúd a modo de penitencia, y para meditar sobre la muerte. En varias ocasiones oímos ruido y vimos bolas de fuego, era el diablo que le atacaba y movía su cama. Una vez se le derramó el cáliz en una Eucaristía que duró dos horas, pues Nuestro Padre estaba como en trance (¿y si fuera que en realidad estaba drogado?). Aquí, en esta estancia, es donde se le apareció la Virgen. Nosotros le oímos hablar con ella, pero no nos atrevíamos a preguntarle. Tuvo varias apariciones que él, con toda humildad, nunca contaba…

Pero la realidad era muy diferente. En el año 1986, en el Centro Cultural Interamericano de Cotija, en un auditorio repleto de sacerdotes y religiosos legionarios en prácticas apostólicas, un joven hermano preguntó al fundador por los relatos del P. Torres: ¿Es verdad que usted dormía en un ataúd y que tuvo algunas apariciones y que le atacó el diablo?

El P. Maciel sonrió irónicamente y tardó unos segundos en responder a esa pregunta inocente que no tenía cabida en unas conferencias sobre las Constituciones. Su contestación fue contundente:

Ya sé que el P. Torres cuenta muchas cosas, y yo le he pedido que no cuente nada. Sí hay una aparición que yo recuerdo con nitidez. Tenía diez años y estaba durmiendo en el rancho de Poca Sangre, cerca de aquí. Entonces, cuando apagaban la luz, yo veía la figura de un hombre que me llamaba, y que era muy terrorífica. Avisaba a mi nana, que encendía la luz, y entonces me hacía ver que no había nadie, pero en cuanto apagaba la luz, otra vez veía la figura. Esa es la única aparición que yo he tenido. Así que no haga caso de esas historias que cuenta el Padre Torres.

Definitivamente, en la casa del Sagrado Corazón no hubo ni bolas de fuego, ni ataúdes, ni levitaciones. Los acontecimientos misteriosos de esa casa eran de bragueta y muy carnales, nada espirituales. Cuesta creer que el P. Torres, legionario de los primeros tiempos y cercano como nadie a Maciel, no conociera las depravaciones del fundador.

 grabado maciel

Por otro lado, y siguiendo con el comentario de lo que recientemente se ha publicado en El Mundo, es del todo normal que Maciel no quisiera saber nada de sacramentos ni de religión en los últimos momentos de su vida. La Iglesia le había condenado, y él nunca fue un hombre de Dios, sino un hombre de Iglesia: Maciel, con su experiencia y su intuición para vislumbrar los acontecimientos, se percató de que esta vez no había vuelta atrás. En el 59 pudo convencer a la Iglesia de su inocencia con todo tipo de maquinaciones, pero ahora no. Le habían puesto sobre la mesa el informe preparado por detectives privados… la Iglesia sabía que era padre biológico, que pasaba los días de vacaciones con la amante, que no vivía como clérigo y que sus gastos eran desmesurados, y eso era irrefutable. La suerte estaba echada. Los abusos no dejaban rastro, pero a su hija no la podía ocultar. En el Vaticano sabían más sobre la madre y la hija que en su Congregación. Mientras los legionarios hablaban de una persecución injusta, Maciel sabía que le habían dado el jaque mate.

Aún así, tras la condena vaticana, quiso recorrer todos los frentes para que sus ciegos legionarios fieles le aplaudieran y reconocieran. Sólo le quedaba ese presente de mentira, porque él sabía que el futuro significaba su condena definitiva. Por eso no quería saber de Dios ni de unciones de enfermos. El cielo no sería para él, pero en la tierra había vivido un gran paraíso triunfador. Por eso, en su destierro dorado de Jacksonville prefería a las Normas que a sus legionarios. La Iglesia, esa Iglesia a la que había dado tantos sacerdotes, y tantos colegios, y tantas obras buenas, le  había traicionado, como le habían traicionado tantos hombres a lo largo de su vida, poniéndose del lado del enemigo, acusándole de atrocidades. Porque Maciel en las personas sólo veía hombres fieles a él mismo o  traidores. Y si la Iglesia le había dado la espalda, ¿para qué seguir en ella? Era mejor optar por esas mujeres, que eran algo más real que la obra de mentira que había fundado y que estaba herida de muerte. Porque Maciel tampoco alcanzaba a imaginarse una legión que no le venerara, que le rechazara como fundador, que lograra reformarse internamente. Norma, al fin y al cabo, le había dado una hija, y esa criatura sí era algo verdadero en su vida.

En su soberbia, al final acabó eligiendo su personalidad pagana, tramposa y lasciva, y rechazando la de fundador santo, despreciando con su actitud a todos los que seguían creyendo en él.

J. González y el equipo de Todomaciel

Anuncios

Entry filed under: Biografía. Tags: , .

El P. Álvaro Corcuera se aferra al hermetismo e inmovilismo legionarios. La cúpula legionaria empieza a preparar las maletas

9 comentarios Add your own

  • 1. hrjdacosta  |  31/01/2012 en 7:58 PM

    Alguien se acuerda de un centro de rehabilitacion para jovenes delincuentes en la calle comandante franco en Madrid?
    Por los 60/70.

    Responder
  • 2. Manuel Díaz  |  30/03/2011 en 8:16 PM

    señora reyes de heranz lamento que se sienta asi.
    pero como defender lo indefendible? en verdad no se da cuenta o no quiere ver? esos viajes a la playa en depsrtamente “prestados” a maciel por empresarios importantes de df, o de monterrey… esos encerrones con hijos de personas ricas y empresarios, politicos ” candidatos” a legionario…. se imagina ya la escena? asco!! y todos: callados!!!!!!!!! todos.

    esa secta debe cerrarse, desaparecer. mejor ser comunes y corrientes empresarios de escuelas, que cobren, hagan negocios, y ya. pero de ahi….. a que sean sacerdotes. NO.

    pobres de los legionarios don nadies. esos si salieron perdiendo. pobres de esos que empezaron con maciel desde hace mucho, porque seguramente les fue sexualmente mal, y ademas ni figuran ni nada. De menos… de menos..los legioanrios que provienen de familias ricas del pais gozan de beneficios.
    y aun quedan marciales macieles ahi dentro ! no sean ciegos!

    Responder
  • 3. M. López  |  06/03/2010 en 2:41 AM

    Yo lo escuché en Atlanta y todo se trataba sobre la santidad de Maciel y sus increíbles historias.

    Responder
  • 4. Mayte Reyes de Herranz  |  02/03/2010 en 6:55 AM

    Por supuesto que lo que hizo M.M fue imperdonable terrible , vergonzoso y dolorosísimo para las víctimas, para los buenos Católicos y para la Iglesia.
    Pero piensen muy bien antes de juzgar tan duramente a la Legión, ya que gracias a muchos Sacerdotes santos que los hay dentro de ella , muchos de nosotros somos quienes somos, ellos son los que mas están sufriendo, en estos momentos, y los consagrados por la traición y la mentira de la que fueron víctimas, que la cúpula va a salir?, que bueno!, tendrán que afrontar su tibieza y su silencio, pero los demás?, imaginen como se sienten, pobrecitos, no todas las manzanas están podridas, ahora es cuando a los que han dado ejemplo de santidad hay que apoyarlos ellos no tienen la culpa de las cochinadas de lo que les ocultaron, dejemos de juzgar, a toda la Legión completa, aquí hay gente buena Señores!!!!
    Que no se nos olvide que como juzguemos se nos juzgara… y el que se sienta tan Santo o tan libre de culpa como para escribir los comentarios tan llenos de odio como los que ponen algunos aquí, que aviente la primera piedra, rezo por ustedes….que verguenza !!!!!!!!

    Responder
    • 5. cristina alba torrersa  |  15/03/2010 en 6:39 PM

      Lo que dices Mayte es, en parte justo. Pero lo aberrante e inaceptabale es que, a día de hay muchos de esos que tu llamas “pobrecitos que están sufriendo” (no me refiero a sacerdotes, porque lo desconozco) sino a integrantes del Reino de Cristo, su Movimiento laico, SIGUEN NEGANDO LA EVIDENCIA DE QUE EL SR. MACIEL FUE UN PEDERASTA, Y POR TANTO UN CRIMINAL y, además, es imposbile creer a stas alturas,que los confundadores-muchos de los cuales aún viven- y su séquito de seminaristas, que consituye ahora la cúpula DIRIGENTE, así como el papa JUAN PABALO II no supieran nada de nada. Lo que condeno profundamente es el cinismo, la hipocresía y la soberbia con la que intentan una inútil justificación moral. Lo peor de todo es que, bajo su responsabilidad hay niños en colegios…. Qué, peligro, qué asco y qué vergüenza.

  • 6. ALEJANDRO ESPINOSA ALCALÁ  |  24/02/2010 en 7:32 PM

    Alfredo Torres también es un hipócrita, al estilo de su padre Marcial Maciel. Ya olvidó que fue su principal tramoyista generando leyendas de santidad de su fundador. Alfredo Torres perteneció al harén del pederasta, uno de los más beneficiados, luego asimiló las mismas actitudes. En Vitoria (Vascongadas, verano 1958) me obligó a visitarlo durante el verano todas las noches al menos tres minutos, en “dirección espiritual”. Fue el principal tramoyista de la “santidad” de Maciel, quien inventó o difundió los ataques del demonio y leyenda de dormir en un ataúd de muerto, quien perforó el sombrero mediante disparos, por persecución de comunistas, las bolas de fuego, etc. También escenificó la chusca escaramuza de asustar a dos apostólicos castigados en la oscuridad, uno de ellos José Antonio Pérez Olvera (acusador de MM), comenzó a ulular con voz de ultratumba, “Ooolveraaaa, Ooolveraaaa”. En vez de asustarse los confinados comenzaron a tirar piedras al fantasma y milagrosamente cesaron gruñidos fantasmales.

    Responder
  • 7. juliancillo  |  23/02/2010 en 4:16 AM

    Efectivamente, muy acertado el artículo. Maciel fue un hombre de Iglesia. Nunca de Dios. Recuerdan que solía pedirle a Dios no santos, sino hombres de mando como superiores. Vaya sandeces. Si no estamos hablando de un maldita empresa. Alguno recordará esas pláticas o chorchitas informales, transcritas por algún ferviente e inocente legio, que rondaban por ahí en baratos formatos? Recuerdo que en algunas se narraban opiniones y pensamientos muy problemáticos de Maciel. Recuerdo que en una de esos transcritos, él expresaba cómo, después de la Gran Guerra, ya no confiaba en los hombres. Joder, yo pensaba, entonces en dónde queda mi afiliación o mi fidelidad, pero en fin. En otras narraba las historias de algunos legionarios que, por esconder sus pecados, se confesaban con el “Padre Topete”, es decir, un padre diocesano o no legionario. Por cierto, de acuerdo a Maciel, Dios no bendecía a los Legionarios que buscaban perdón fuera de la Legión. O qué tal del famoso dicho que no había tal cosa como sacerdote legionario sino legionario sacerdote. Legionario ante todo. Buen artículo, dieron en el clavo.

    Responder
  • 8. Pancho Z  |  06/02/2010 en 12:40 AM

    …y Macieles, hay muchos a lo largo y ancho del mundo. Solo que no tienen una Legion propia tratando de cubrirles las espaldas. Cuando les aparecen hijos, o los niegan y quedan de “sobrinos” o las arcas eclesiales cubren sus “humanos errores”.
    A los fieles no nos queda más que escuchar y callar, porque “no somos nadie para juzgarlos” y peor para condenarlos.
    Los dogmas y las superticiones pueden más que “sus braguetas bravas”

    Responder
  • 9. Jaime  |  05/02/2010 en 1:50 PM

    Si el mismo Maciel desmentía al Padre Torres, alguna culpa tendrá el resto de legionarios que seguían propagando la leyenda. Digo yo.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Entradas recientes

Historial

Feeds

  • 426,060 visitas

A %d blogueros les gusta esto: