La vida sigue igual en la Legión de Cristo

En un artículo que constituye una espléndida radiografía de lo que pasa hoy en la Legión de Cristo, un legionario anónimo describe la sinrazón, el inmovilismo y en definitiva el “macielismo” que siguen implantados en la cúpula de la Congregación. El desaliento en las bases es creciente y continúa el goteo de deserciones. Alfonso e Ignacio Oriol han pedido un periodo de reflexión fuera de comunidad, pero la Legión les ha obligado a retirarse de los apostolados, echándolos de hecho antes de que ellos decidan marcharse.

 

Reproducimos el artículo del legionario:

10 RAZONES PARA NO CREER EN LA LEGIÓN DE CRISTO

Estas son algunas de las razones por las cuales preveo que la Legión no cumplirá su misión según el querer de Dios, y por tanto corre el riesgo de tener un desenlace fatal:

1.- Los superiores mayores han carecido de pensamiento propio y de firme voluntad para tomar decisiones después del último Capítulo General (2005) y ahora, después de toda la vorágine en la que se ven envueltos, se refugian en decir que al Delegado Pontificio compete tomar las decisiones importantes, desvinculándose así de cualquier responsabilidad. Los pocos cambios que se han producido en este último período han sido motivados por la presión constante de los medios de comunicación, el seguimiento de la Santa Sede y los incontables legionarios y miembros del Regnum Christi que se han dado cuenta de todo el engaño y siguen pidiendo claridad y transparencia.

2.- Las disposiciones y decisiones de la Santa Sede se siguen viendo como arbitrarias, precipitadas, superficiales y por tanto con valor relativo y como objeto de interpretación. Eso es prueba de esa defensa férrea que ha reinado durante años gracias a la influencia tan dañina y contaminada de su fundador: es una verdadera actitud de hermetismo que la ha caracterizado por décadas. Parece que el Comunicado del 1 de mayo de 2010 y que emitió las conclusiones -con una valoración ampliamente convergente y un juicio compartido de los visitadores- después de una larga visita apostólica, ha quedado en el olvido, pues ya no se comenta ni siquiera entre los legionarios de Cristo. Me consta que los directores mayores y superiores pretenden que el tiempo sea el verdugo de dicho comunicado porque es imposible pedirle al Vaticano que se desdiga de un comunicado oficial.

Por otra parte, utilizan un lenguaje ambiguo para justificar sus intereses: “la Santa Sede no nos mandó un comisario, sino un Delegado”, “la carta del Delegado (19 de octubre 2010) concreta las conclusiones del comunicado del 1 de mayo”, “el Delegado nos mandará la guía para un discernimiento comunitario” (que por cierto aún no ha llegado…), “el trabajo del Delegado se está desarrollando a partir del nombramiento del Papa, no del comunicado del 1 de mayo”, “el Delegado goza de la asistencia divina pero no de la infalibilidad” y comentarios similares.

3.- Sigue reinando esa “cultura de control” que evita que sus miembros se expresen con libertad de espíritu y confianza serena. Quienes en este tiempo han tenido la valentía de expresar su juicio crítico se han topado con una pared de acero que los ha hecho sentirse impotentes, alborotadores o infieles. Por su parte, los superiores no se cansan de pedir una conversión del corazón con el fin de ser protagonistas del proceso de cambio con la cantaleta de “ser fieles cofundadores porque Legión está en nuestras manos y porque la Legión nos necesita ahora más que nunca”… Pero los súbditos piden claridad y transparencia, por no hablar de los eficaces, pero nefastos filtros de internet y el respeto del fuero interno.

Hasta la fecha les ponen listas de confesores ordinarios y extraordinarios, obligándoles a confesarse con sacerdotes fieles al sistema, dejando de lado a muchos que no son elegidos -sin saber por qué- y que por reparo de conciencia se ven obligados a declinar la petición de confesión a quienes se lo piden. Además en algunas partes ya les han pedido a los legioanarios que hagan saber a sus superiores los nombres de los sacerdotes a quienes acuden para dirección espiritual.

4.- Los legionarios y miembros del Regnum Christi aún no han tenido una versión “oficial” de lo que sucedió con su fundador ni su consejo o equipo de trabajo, por evitar decir cómplices o encubridores, o simplemente colaboradores indirectos de actos inmorales, pues quizá con estos epítetos se podría emitir algún juicio temerario. La única y última versión que tienen es que su fundador tuvo comportamientos que no fueron dignos de un sacerdote católico y tenía un desequilibrio en su sexualidad y pretenden dejarlo ahora como un “criminal solitario”.

En su comunicado del 25 de marzo de 2010 los directores mayores se comprometieron entre otras muchas cosas a “hacer la verdad en nuestra historia”, pero después de casi un año, no se han tomado la molestia de formar una comisión que investigue quién sabía de las fechorías de Marcial Maciel, qué sacerdotes de la Congregación han sido víctimas de sus abusos sexuales y quienes se encargaron de ocultar por años esos comportamientos tan diabólicos por estar “dando la vida por un santo” y “contribuir para un bien mayor en la Iglesia”.

Esto obviamente sigue creando una continua desconfianza incluso para dormir en paz cuando se vive en el mismo centro donde están presentes los primeros cofundadores. Y lo que es peor, hay dos de los que en su esplendor hegemónico eclesial y fama dominante mundial fueron los omnipresentes secretarios de Maciel y que en la actualidad siguen -como si nada hubiera pasado- coordinando secciones del Regnum fungiendo como directores de jóvenes, señores, señoras, participando en masivas concelebraciones y confesando de modo ordinario a los legionarios en sus ejercicios espirituales.

5.- Aunque ha habido cierta flexibilidad en algunas reglas, normas y permisos, sin embargo no deja de haber ese aferramiento acérrimo y a veces fanático a los criterios y reglas so pretexto de cumplir la consigna del Delegado quien ha pedido “fidelidad a las Constituciones”. Algunos lo han llamado una “protocolitis aguda” o una “hipertrofía normativa” donde la regla, el programa, el fin y los métodos están por encima del individuo y se comportan como héroes de un imperativo categórico kantiano que raya en un comportamiento ridículo, mecánico e infantil. Esto sin mencionar la “cultura del privilegio” que reina todavía pues el trato y la caridad ya no se vive como antes, y las normas no las cumplen todos de igual modo: el apellido, la nobleza de familia o la alcurnia tienen más peso que los criterios y las normas.

6.- La soberbia institucional sigue siendo la norma de vida: hablan con no poco orgullo del don tan especial de ser legionarios en este “tiempo de prueba”, se vanaglorian de crecimiento a pesar de esta “purificación”, de los cuantiosos ingresos vocacionales contra todo pronóstico, de la ordenación más numerosa después de muchos años, de ser fieles a la consigna de Pío XII de formar líderes de Latinoamérica, se mofan de seguir contando con la gente de más prestigio y liderazgo en las filas del Movimiento. Pero no se dan cuenta de la decepción tan grande que han producido en cientos de personas que no quieren saber nada de sus apostolados, de sus actividades económicas ni de sus obras de beneficio altruista, y muchas veces ni de la Iglesia, ni de la fe católica.

7.- Siguen “canonizando” a Marcial Maciel de forma sutil y pretenden que con los criterios presentados por Álvaro Corucera y aprobados por el Delegado la devoción siga vigente con fruición. En la Legión todo ha girado en torno a Maciel y no se dan cuenta de que ése es su principal punto de debilidad. Pretendieron callar oficialmente a los legionarios que les incomodaba tener fotos del fundador, leer sus escritos y recordarlo en sus numerosos aniversarios: es realmente increíble y al mismo tiempo ridículo que el día de su muerte sea un día dedicado a la oración y no a la penitencia.

¿Desde cuándo se dedica un día a una persona que la misma Iglesia y el Papa han definido como “falso profeta”, “hombre sin escrúpulos” y “carente de sentido religioso”, un hombre que se burló durante toda su vida de la Iglesia, del Papa, de los Obispos, de los Sacramentos, de los católicos, de los gobiernos y leyes federales, de la niñez y hasta de la dignidad humana, quedando exento de juicio civil o eclesiástico alguno?

8.- Hemos repetido que el principal agente del problema interno de la Legión es la desconfianza entre superiores y súbditos. Parece que se esfuerzan en seguir destruyendo el puente que antes los unía: lo prueban las últimas decisiones tomadas para crear la comisión para la revisión de las constituciones, donde de repente aparecen flamantes representantes de la imprudencia, la cerrazón, la ceguera ante la verdad y el sentido común, personas fieles al sistema legionario entre quienes encontramos a autonombrados portavoces y paladines con aparente éxito apostólico.

9.- En la Legión se carece de un verdadero discernimiento personal y comunitario. Están acostumbrados a recibir todo desde arriba y han prodigado a los superiores una “quasi-idolatría” viendo en sus indicaciones la voz de Dios o la manifestación de su divina voluntad. El acompañamiento vocacional que hacen sus miembros está basado muchas veces en el apantallamiento o en la promesa de ser los sacerdotes más preparados y capaces de transformar la sociedad, es decir, los “héroes de la Iglesia”; otras veces este acompañamiento se basa en el temor a la condenación eterna si no se responde con generosidad a su llamado.

En los ejercicios espirituales que hacen cada año no dejan de persuadirles que su vocación está íntimamente ligada a la Legión, que la Legión es su razón de ser y que por tanto su pensar, su querer y su actuar deben estar conformados, o lo que es peor, supeditados al estilo legionario: los ejercicios espirituales son un patrimonio de la Iglesia inspirado por San Ignacio de Loyola, pero en los ejercicios dados por los Legionarios de Cristo no hay cita alguna sobre el método ignaciano; son la mayor de las veces “ejercicios legionarios” y poco espirituales.

Además, creo que sería interesante indagar cuántas comunidades han seguido la consigna dada por el Delegado en su comunicado de tener un discernimiento comunitario (“quisiera invitar a la reflexión. De la valoración y contribuciones de todos estamos llamados a un discernimiento que nos lleve al camino del cambio… Es una tarea que corresponde a todos… Es evidente que tal misión corresponde a los superiores, que están llamados a organizar, estimular, suscitar y comprometer a todos activa y ordenadamente en esta renovación”) Allí se puede ver quiénes han optado por callar cómodamente, quiénes prefieren no escuchar y quieren seguir siendo títeres o robots que solo siguen órdenes y quiénes tienen una verdadera voluntad de cambio.

10.- El factor tiempo. Hace tiempo afirmé que estaba inminente un éxodo en la Legión. De hecho estamos asistiendo al mismo. Muchos sacerdotes, consagrados, consagradas, religiosos en diversos períodos de formación y en apostolado han tomado la decisión de abandonarla. Otros se han tomado un tiempo “extra domum” para reflexionar, y muchos más siguen esperando, no sin cierto desánimo, pasos concretos de cambio.

Pensemos que la mayoría de los nuevos sacerdotes ordenados en diciembre pasado en la ciudad eterna han pasado los tres últimos años en un centro de formación donde les han revisado la correspondencia, recortado los periódicos, controlado las fuentes de información e interpretado lo que el Vaticano y el Papa “han querido decir” con los diversos comunicados y disposiciones. ¿Estos nuevos presbíteros serán conscientes de lo que está pasando? ¿Conocen realmente su historia y lo que significa estar en la Legión hoy en día? Podemos decir que han vivido en una burbuja y cuando se den cuenta de la realidad, quizá decidan cambiar la brújula de sus vidas o pedir su dispensa sacerdotal, lo que hasta la fecha sigue sucediendo, no sin desconcierto, escándalo y detrimento de la fe de los católicos.

18/03/2011 at 8:55 AM 4 comentarios

Maciel fue víctima de abusos sexuales

Dos testimonios de exlegionarios lo corroboran

 

El niño Marcial Maciel, un “güerito” de limpios rasgos europeos y piel tersa, sufrió abusos sexuales en su niñez. Así se desprende de los testimonios de los exlegionarios Alejandro Espinosa y Juan José Vaca. Ambos cuentan que Maciel les dijo en alguna ocasión, mientras les solicitaba sexualmente, que también a él de niño le pedían los mismos masajes otras personas.

Uno dice que los propios hermanos mayores del pseudo-fundador con los que Marcial siempre se llevó mal– eran los que le exponían sexualmente, él otro que fueron los asalariados de Poca Sangre –el rancho paterno- los que abusaron. jovencito

Cuando Maciel, en su famosa carta de la TWA, ¿era la 300 o la 275?, escribía aquello de: mi niñez y mi adolescencia las puedo resumir en dos palabras: dolor y amor, sin duda hacía referencia a los traumas que marcaron irremediablemente su personalidad psicopática, su sexualidad desordenada y en definitiva todo el destino de su vida.

Porque su salida de Cotija, a los dieciséis años, lejos de responder a una auténtica vocación religiosa, responde más a una huída hacia adelante preparada por su propia madre, que trataba de alejarle de un ambiente hostil que ella no era capaz de controlar. Maciel fue de seminario en seminario porque tenía tres familiares obispos. De la misma manera se hubiera ido a trabajar a cualquier maquiladora si hubiera tenido la oportunidad, o como emigrante a Estados Unidos si hubiera nacido dos décadas después. El objetivo era sacarle de Cotija. Nunca tuvo vocación sacerdotal, nunca tuvo el más mínimo propósito de recibir formación religiosa, y de hecho no estudió nunca, y nunca tuvo la mínima humildad necesaria para volverse sobre sus pasos, ni siquiera de adulto. Fue expulsado de dos seminarios porque no le veían vocación, y seguramente porque allí mantuvo las conductas sexuales depravadas que tristemente había aprendido demasiado pronto. Su expulsión de Montezuma el 17 de junio de 1940, repentina y con nocturnidad, responde más a transgresiones graves que al piadoso deseo de liderar un grupo de devoción al Sagrado Corazón. 

Y aquella huída que inició a los dieciseis años duró toda su vida, precisamente porque nunca quiso mirar atrás. Desde joven demostró ser un genio. Su habilidad para engañar tanto a eclesiásticos, como a las señoronas adineradas del D.F. o a los padres crédulos de los primeros “apostólicos”, vislumbraba una personalidad carismática excepcional. Esa genialidad le llevó a continuar su huída construyendo una empresa religiosa que para él al principio sólo era una tapadera y una fuente de ingresos. Más tarde, la Legión de Cristo se convirtió en el instrumento con el que Maciel se demostraba a sí mismo, y demostraba al mundo, hasta dónde era capaz de llegar.

Jesús González

15/03/2011 at 1:53 PM 3 comentarios

800 misas por el alma de Maciel

30 de enero: “día de la expiación”

 “El 30 de enero, aniversario de la muerte de Maciel, será un día ordinario, pero de oración. La misa de comunidad –a la que se invitará a todos los miembros del centro o del equipo- se ofrecerá por el eterno descanso de su alma”

Por una disposición de Álvaro Corcuera, firmada el pasado 6 de diciembre, en cada Centro legionario o del Regnum Christi habrá una misa de comunidad especial, como se hace en otros días festivos, ofrecida por Marcial Maciel.

La misericordia cristiana no tiene límite, pero obligar a las pobres víctimas del fundador a ofrecer misas por su alma es grotesco: al menos veinte legionarios son víctimas de abuso sexual, y todos son víctimas de sus falacias. Ahora, a decir misas por el que les estupró. 

Qué fácil hubiera sido, en lugar de obligar, pedir con humildad misas voluntarias. Y pedirlas de forma reservada, no comunitaria. Pero el corazón y la mente de Alvarito Corcuera siguen estando presos en las manos de Maciel, que pretende salir rápido del purgatorio, y cómo en estos tres años no ha logrado comprar la llave de San Pedro con prebendas, ahora pide misas.

No negamos a Maciel sus misas, aunque lo tiene difícil; pero recomendamos a todos los legionarios que eviten manchar la plegaria eucarística pronunciando el nombre de ese crápula, pederasta y falsario, “falto de todo sentimiento religioso”, y digan simplemente que ofrecen la misa “por un alma en pena”.

Jesús González para Todomaciel

Texto completo de las disposiciones del Superior General en PDF: Prot D G 2979-2010

29/01/2011 at 12:28 AM Deja un comentario

14/12/2010 at 11:40 AM 3 comentarios

El día de la Expiación

Las víctimas de abusos sexuales de Maciel repararán los pecados de su fundador.

El astuto Maciel desde el purgatorio sigue gobernando la Legión de Cristo. A partir de hoy, cada 30 de enero (aniversario de su muerte) todos los Legionarios del mundo rezarán por su alma.

Otra vez se han equivocado los jerarcas de la Congregación en su incapacidad psicológica para pasar página. Al menos hay veinte  legionarios (podrían ser muchos más) que fueron obligados a masturbar al degenerado Maciel. Algunos de ellos calentaron la cama del superior desde niños hasta los cincuenta años. Siguen en la Congregación guardando un escrupuloso silencio.  Ahora que entran en la ancianidad, se les pide que conmemoren la muerte de Maciel dedicados a la oración. Esa oración no puede ser para otra cosa que para sacar a Maciel del purgatorio, si es que está ahí. Al menos, ese es el sentido que tiene entre los católicos la oración en el 08_02_02_cotija_funeralnp-1144[1]aniversario de los difuntos. El fantasma del fundador sigue dominando las vidas de los legionarios. 

Es vergonzoso: A la cripta del cementerio de Cotija donde descansan los restos mortales de la familia Maciel Degollado, del P. Maciel y de otros legionarios de Cristo y miembros consagrados del Movimiento, se le dará el valor que tiene toda sepultura cristiana como lugar de oración por el eterno descanso de los difuntos.

No. El mausoleo de Cotija ya debería haberse regalado a los Maciel Degollado y los restos de los legionarios que reposan ahí ya tenían que haber sido trasladados. ¡Qué deshonra para ellos y para sus familias esperar la eternidad junto a semejante intercesor!

“Los centros de retiro en Cotija seguirán ofreciendo los mismos servicios que hasta el presente, pero se establecerá ahí un lugar para la oración, reparación y expiación”.

Tampoco: El primer Centro Cultural Interamericano de Cotija, antigua casa familiar de los Maciel, se debe vender; y la renta, repartirla entre las víctimas del abusador. Las otras casas de Cotija deberían cederse a otras congregaciones. No debería quedar ni un sólo legionario en Cotija. Hay que demostrar al mundo que se distancian radicalmente de todo lo ocurrido y hay que limpiar la memoria de mucha gente herida.

Esta fotografía de Maciel sí podrá seguir en los centros legionarios

Se confirma la disposición que en los centros legionarios y del Regnum Christi no pueden estar colocadas fotografías del fundador donde se encuentre solo o con el Santo Padre.

Por lo tanto, en los centros legionarios sí podrá haber fotografías del fundador en las que aparezca junto a sus víctimas de abuso sexual o a otros legionarios.

El problema de fondo es que Álvaro Corcuera sigue encandilado por Maciel, para él sigue siendo un héroe. En vida de Maciel, aprendió a disculpar los abominables pecados del fundador, y ahora que está muerto, Álvaro Corcuera sigue viéndolo como el hombre que ha dado sentido a su vida, tal como dijo. En esta pretensión se ha ganado a un nuevo aliado: el Card. Velasio de Paolis.  

Jesús González para Todomaciel

Este es el texto íntegro de la nota que da a conocer el Decreto:

Disposiciones sobre la persona del fundador de la Legión de Cristo
 
El director general, autorizado por el Delegado Pontificio, formaliza lineamientos sobre la relación de la Congregación y del Regnum Christi con la figura del P. Maciel.

 

Roma, 11 de diciembre de 2010. El P. Álvaro Corcuera, L.C., director general de los Legionarios de Cristo y del Regnum Christi, después de recibir la autorización del Card. Velasio De Paolis, Delegado Pontificio de la Legión de Cristo, ha normado algunos aspectos en relación con la figura del P. Marcial Maciel. El decreto, promulgado con fecha del 6 de diciembre, es fruto de numerosas consideraciones y sugerencias y del sucesivo intercambio entre los superiores mayores de la congregación. Así se formaliza, a grandes rasgos, lo que en buena parte ya se había establecido en la práctica de los últimos tiempos:

  • En los escritos institucionales, el modo de referirse al P. Maciel será “fundador de la Legión de Cristo y del Regnum Christi” o simplemente “P. Maciel”.
  • Se confirma la disposición que en los centros legionarios y del Regnum Christi no pueden estar colocadas fotografías del fundador donde se encuentre solo o con el Santo Padre.
  • Las fechas relativas a su persona (nacimiento, bautismo, onomástico y ordenación sacerdotal) no se festejan. El aniversario de su muerte, 30 de enero, será un día dedicado especialmente a la oración.
  • Los escritos personales del fundador y sus conferencias no estarán a la venta en las editoriales o en los centros y obras de la Congregación.
  • A la cripta del cementerio de Cotija donde descansan los restos mortales de la familia Maciel Degollado, del P. Maciel y de otros legionarios de Cristo y miembros consagrados del Movimiento, se le dará el valor que tiene toda sepultura cristiana como lugar de oración por el eterno descanso de los difuntos.
  • Los centros de retiro en Cotija seguirán ofreciendo los mismos servicios que hasta el presente, pero se establecerá ahí un lugar para la oración, reparación y expiación.

Al introducir estas disposiciones institucionales, el texto indica que los superiores, directores y directoras deben proceder "conforme a los criterios de este decreto también para todas las cuestiones que no se tratan explícitamente en él, teniendo en cuenta el sentir de su comunidad o equipo". Además, respetando la libertad personal de los legionarios de Cristo y miembros consagrados del Regnum Christi, las normas establecidas dejan espacio para que quien así lo desee pueda conservar de manera privada alguna fotografía del fundador, leer sus escritos o escuchar sus conferencias. Igualmente, nada obsta que el contenido de estos escritos pueda usarse en la predicación.

Al transmitir el decreto, el P. Álvaro Corcuera manifestó su firme esperanza de que esta postura institucional ayude a todos los legionarios y miembros del movimiento Regnum Christi a centrarse en la persona de Cristo y a seguir muy unidos en la caridad.

14/12/2010 at 11:34 AM 5 comentarios

Los legionarios de Cristo deben renegar de Maciel como “fundador”.

Un decreto de Álvaro Corcuera pide que los legionarios dejen de llamar a Maciel “Nuestro Padre”,  que se retiren las fotografías del fundador y que dejen de celebrarse los días de “primerísimas” que festejaban las efemérides de su vida. Sin embargo, a pesar de que el papa considera a Maciel un “falso profeta”, los Legionarios le siguen considerando “fundador”.

Maciel no es un auténtico fundador. La realidad es que nunca pretendió ofrecer un nuevo carisma a la Iglesia y ni siquiera pretendió institucionalizar una nueva Congregación Religiosa. Todo lo que construyó el psicópata fue una fachada de mentira que pudiera financiar su costosísimo estilo de vida pródigo. Aunque para ello instrumentalizó a miles de personas.

Mons. Espino y Silva, Card. Vicario de Roma, NP y  Mons. Di M

Si el papa dice de Maciel que fue un “falso profeta”, eso significa que fue un “falso fundador”. Por eso en Todomaciel siempre le hemos calificado como pseudo-fundador.  En consecuencia, las nuevas constituciones que se aprueben tienen la misión de refundar esta Congregación “falsamente fundada”.

Maciel fue un falsario que construyó una obra sin ningún sentido sobrenatural. Parte de se estrategia fue copiar lo que conocía de otras instituciones, principalmente de los jesuitas, el Opus Dei y la Acción Católica. Construyó una institución religiosa porque fue lo que tuvo más a mano, con tanto pariente obispo, pero hubiera construido de la misma manera una cártel de narcotraficantes si hubiera encontrado más fácil ese camino. Sus escritos empiezan a ser mínimamente espirituales en cuanto empiezan a escribírselos los secretarios. Sus conferencias nunca tuvieron nada de mística, eran exclusivamente exhortativas, por lo que han perdido todo su valor al proceder de un hipócrita que se proyectaba a sí mismo insistiendo más en las virtudes que más transgredía. Maciel no buscó nunca realizar una obra de Dios, sólo buscó instituir una multinacional empresarial que le permitiera mantener un ritmo de vida desenfrenado. Cuando al final de su vida le dieron a escoger entre la Legión y la camarera de Acapulco, escogió sin dudarlo a ésta última: era algo mucho más verdadero en su vida que la Legión. Es vergonzoso que los legionarios y su Delegado Pontificio sigan llamando a Maciel “fundador”. En todo caso, deberían referirse a él como “iniciador”.

Por lo mismo por lo que a los cristianos nos ofende que a la unión de dos homosexuales se le llame “matrimonio” también nos ofende que al depredador sexual se le llame “fundador”. No hay inspiración, no hay carisma, no hay proyecto evangélico. Sólo hay institución humana y prebenda económica.

 

Mientras no se le quite a Maciel el título de “fundador” las disposiciones dadas por el P. Álvaro son hipócritas y para muestra un botón:

– Ha pedido que se retiren sus fotos pero en la web oficial de la Congregación sigue figurando su foto: http://www.legionariesofchrist.org/articulos/categoria_secc.phtml?lc=se-238_ca-886_ci-887

image

– Ha pedido que no se promuevan sus cartas pero en la deleznable y ridícula página web de la causa de beatificación de la madre de Maciel, promovida por los mismos legionarios, siguen apareciendo citas del falso fundador: http://www.maurita.org/educadora.phtml

13/12/2010 at 9:57 PM Deja un comentario

Velasio de Paolis instituye la Comisión que reformará las Constituciones de la Legión

Comunicado de los Legionarios de Cristo:

Roma, 8 de diciembre de 2010. La dirección general de los Legionarios de Cristo ha comunicado la constitución de la comisión central para la revisión de las Constituciones. Por disposición del Delegado Pontificio, Card. Velasio De Paolis, que presidirá la comisión, formarán parte de ella dos de sus cuatro consejeros personales (P. Gianfranco Ghirlanda, S.J. y P. Agostino Montan, C.S.I.) y cuatro sacerdotes legionarios de Cristo (P. Roberto Aspe Hinojosa, L.C., P. Anthony Bannon, L.C., P. José García Sentandreu, L.C. y P. Gabriel Sotres, L.C.).

Según las indicaciones de la Santa Sede, el Delegado Pontificio y la comisión central encaminarán y acompañarán la labor de revisión del texto normativo fundamental que guía la vida de la congregación. Se prevé que este proceso, que involucrará a todos los legionarios de Cristo, durará varios años. Se concluirá con la celebración de un capítulo general extraordinario que examinará las modificaciones propuestas y las presentará a la Santa Sede para su aprobación.

Durante las próximas semanas la comisión central proyectará la metodología de trabajo y elaborará esquemas temáticos para fomentar la reflexión individual y comunitaria en la congregación.

Invitamos a nuestros lectores a encomendar en sus oraciones, junto con nosotros, la labor de de revisión de las Constituciones de la Legión de Cristo.

10/12/2010 at 11:03 AM Deja un comentario

Entradas antiguas Entradas recientes


Entradas recientes

Historial

Feeds

  • 427,795 visitas